Camino al éxito – Terralta Residencial & Country Club una comunidad de altura. 2021-02-15

¿Realmente existe el camino al éxito?

Hubo un instante mientras manejaba sobre la carretera que conecta a Monterrey con Saltillo, que esa idea surgió en mi mente mientras me dirigía a un lugar llamado Terralta. Realmente disfrutaba de la maravillosa vista que el camino nos daba y que delineaba este lugar, en el horizonte de la carretera.

Se trataba de una meseta verde, de rayos intensos y colores dorados, que dibujaban las siluetas colindantes de las montañas, un espectáculo natural, seguramente cotidiano para quien transita constantemente por aquí.

¿Te gusta? -Dijo mi hermana Caty-, que parecía disfrutar lo mismo que yo.

-Claro ¿A quién no?- Le contesté a Caty, quien vive en Terralta, desde hace un tiempo y es dueña de una propiedad en este impactante sitio.

Fue ella quien me invitó al enterarse que estaba buscando el hogar de mis sueños para mi familia y es claro que quiere la acompañe en esta aventura, como cuando éramos niños.

Unos instantes después, me encontraba sentado cómodamente en la primera opción de compra, le llaman casa Cantera y se trataba de una casa de color arena con un diseño elegante, discreto, suave, sereno, pero a la vez con un carácter que imponía, tal como mi personalidad. Recuerdo que pensé ¡No cabe duda que Caty me conoce!.

El interior de la propiedad se encontraba perfectamente armonizado, el diseño no solo era distinguido en cuanto a sus acabados de lujo de corte italiano. En ese interior existía una ventilación natural y controlada bajo un esquema de ventanales y terrazas en perfecta sincronía que me encantaron, pues permitían respirar profundamente mientras ofrecían una vista más que relajante.

No pude evitarlo y encendí un puro delicioso que había llevado desde mi actual residencia y que me había prometido disfrutar, solo si la ocasión lo merecía.

Era tan irreal, estaba encantado. Ese lugar me había cautivado con solo haberlo mirado y ahora lo saboreaba.

Miraba por la Terraza y contemplaba el hermoso panorama, era impactante, era perfecto, podía imaginar a la mujer que amo junto a mis hijos, disfrutar del ambiente de naturaleza y tranquilidad que ahí se respira.

-Mientras pensaba esto-, Caty con su voz amigable, interrumpió mi silencio.

Has llegado, aún no te vayas- Me dijo.

Porque todavía no has visto nada.

Sonreí discretamente convencido.

Entonces me dije.

Sí, sí existe el camino al éxito.